sábado, 17 de noviembre de 2012

personas, y yo


No sé si decir que soy especial o rara, supongo que realmente soy rara. Tengo teorías incoherentes que nunca quieras que te llegue a contar, hablo en voz alta cuando debo ordenar mi cabeza, y es que la verdad de manera habitual es más bien un cajón de sastre, y me gusta. Igual sonrío en mis peores momentos, o me da por melancolizar mis días cuando no hay nada que esté mal. 
Quizás no me da vergüenza hacer el ridículo delante de millones de personas, pero cuando se trata de ti… No conozco persona que me saque más rápido los colores. Suelo decir todo aquello que se me pasa por la cabeza en el mismo instante que se me pasa, te importe, no te importe, sea grande, sea insignificante, hasta lo más impertinente, pero me cuesta la vida decir tres cosas: lo siento, te quiero y quédate. Tras dieciocho años me rindo, no soy capaz ni de demostrar, ni de sentir, ni de valorar, ni de hacer que te quedes. ¿Por qué? Pues porque sí, porque digo que es así, y porque no hay que buscar explicación, aunque te canses de escuchar esa respuesta.
Con tantas personas en el mundo, sé que te encontrarás con alguien que te quiera tan mal como lo he hecho yo. Soy yo, y tú bien lo sabes.

domingo, 4 de noviembre de 2012

finsquisapquan

Solemos dar un abrazo o dos besos, y decir adiós cada vez que nos despedimos de alguien. No es duro, es habitual, nos lo han enseñado así, y así mismo lo hemos acatado. En cambio, cuando conocemos a alguien resulta diferente ese primer momento. Los inicios son inciertos, hay mil maneras de conocer e infinitas formas de iniciar algo.
Parece sencillo, pero cuando nos ponemos a pensar, nunca sabemos como ha empezado todo, pero los comienzos son agradables, curiosos y duraderos en nuestras mentes. A pesar de ello, el final siempre llega, es ley de vida que toda acción que empieza debe acabar, y los finales no suelen tocar a la puerta para despedirse. Pueden darnos millones de toques de alarma, que en ese intermedio de tiempo seguramente seremos las personas más sordas del mundo. Es más fácil decir  adiós a diario, que adioses puntuales, pero adioses diarios se pueden convertir en puntuales.
Nos despedimos como habitualmente, pero ha llegado a ser el punto y final de nuestros adioses, un adiós habitual convertido en puntual sin avisar. Ojalá un día no duela, ojalá un día me cuentes cómo te sentiste tú tras nuestro último abrazo.

martes, 10 de enero de 2012

2012

Eso de año nuevo-vida nueva son tonterías. ¿De verdad crees que el día 1 de Enero vas a dejar de pensar u olvidar lo que considerabas el día 31 de Diciembre? Seamos realistas, no, solo son fines que se propone la gente débil para "olvidar" o no recaer en la mierda que pretende dejar de un año a otro.
Pues yo me quedo con lo mejor y lo peor que me ha podido pasar: lo mejor porque es digno de recordar y lo peor para evitar que vuelva a suceder, a pesar de que sea experta en repetir las cosas. Pero bueno, por quedarme me quedo con la gente que ha pasado por mi vida, personas que siguen presentes, personas que ojalá no vuelvan a aparecer, personas que reaparecen, personas que hacen que toque el cielo y otras que pretenden que viva bajo sus suelas, pero bueno, amigos hasta en el infierno, personas que viven a 11.000 km de mi y aun así les quiero, personas hipócritas, sinceros, fugaces, constantes, simpáticas, bordes... resumiendo, mucha gente que no vale la pena y el doble de gente que si que vale, eso y más.
Nunca seré la mejor persona, ni de lejos, lo tengo claro; creo en pocas cosas, y gracias a muchas personas, cada día en menos; la gente cambia, incluso yo, o con el tiempo se muestran tal y como han sido siempre.
Me moría de ganas por despedir el año, y aun así he tardado 10 días en pensar exactamente que decir para despedirme, y todavía sigo sin saber que quiero decir con franqueza. No me gusta decir adiós, ni que me lo digan, pero prefiero que me digan adiós antes de que alguien se vaya sin despedirse, pero que no sea por despedidas, las cosas pueden pasar todas las veces que intentes que pasen.

sábado, 17 de diciembre de 2011

Agafa les coses més importants, va corre... millor no les agafes, que no t'importe res, pensa que res és important, i si ho penses això es complirà, tot és un producte més de la teva imaginació, alguna cosa psicològica, supose.
Si penses que no et fa falta res, mai et farà falta, si deixes de creure en qualsevol cosa, deixarà d'existir. Si creus en el destí, viuràs amarrat al pensament de que tot el que et pot succeir és perque ja estava escrit. Tal vegada per aquesta raó, quan em succeeixen coses pense en el per què, ja que si no crec en el destí les coses que visc tenen alguna importància, i per tant alguna raó de per qué són així i no diferents. 
Tornem al principi, pensa que no et fa falta res, decideix ràpidament, avança sempre cap endavant i no és necessari mirar cap on et dirigeixes, abraça a qui tingues ganes d'abraçar, però no t'atures per gent que et farà perdre el temps, i bé, no penses que és una cursa però has de correr.

sábado, 5 de noviembre de 2011

Y sin ningún reproche.

Solo creo en la suerte cuando me pasa algo increíble, algo que nunca pensaría que podría conseguir. Pero para ser sincera, me subo el ego, cuando "la suerte me sonríe" es porque de verdad me he esforzado para ello, o sencillamente me he arriesgado. Pero la vida se basa en eso, arriesgar o no arriesgar, y por tanto ganar o aprender de experiencias, nunca perder. Entiendo bastante de experiencias, y por muchas veces que resbale, ¿eso significa que tenga que dejar de intentarlo? Nunca, quizás me comporte de esa manera de lo cabezota que puedo llegar a ser, a pesar de que la gente diga que es puro egoísmo, no soy tan egoísta como parezco, y mucho menos como me describen. La gente habla, habla y vuelve a hablar; te saludan, te sonríen, "te quieren" y te dan abrazos; "te conocen" más de lo que una misma se podría conocer; apoyas y te apoyan y aun así, con una mano, me sobran dedos para contar las personas que son de verdad.
Estoy resentida, sí, pero es que ya no me importa, ya cada cosa va a su ritmo, y yo voy al mio, ni tengo que ceder ni tengo que dejar de hacerlo, cada cual sabe por qué habla sin saber, y porque le corroen los celos sin pertenecerle básicamente nada. Si soy suertuda porque lo soy, y si no lo soy es porque no valgo nada, pues felicidades, felicito a todos aquellos que han intentado que me lo crea.

miércoles, 5 de octubre de 2011

philo

La sociedad tiene una  felicidad condicionada, con esto me refiero a que las personas son o pueden ser felices, si, pero son gente feliz condicionada. En general se cree que todos somos felices porque la sociedad cumple sus deseos, bueno, lo intentan, quiero decir, son dueños de muchos deseos por cumplir, pero por circunstancias de la vida razonan antes de cumplirlos, y con esto recalco el "lo intentan". Razonan por las consecuencias que pueda tener realizar cada uno de los deseos, y por tanto no los satisfacen totalmente, así que son gente feliz condicionada.
Pero no todos somos así, personalmente considero que para llegar a la felicidad absoluta hay que ser egoísta, anteponerse uno mismo frente cualquier cosa, porque de esta manera la razón no pone límite al deseo, es uno mismo quien pone límite al deseo, y por tanto a la felicidad.

martes, 13 de septiembre de 2011

pena ninguna

Me da pena recordar poco, olvidar rápido y la indiferencia que se me ha otorgado, pero es que yo soy la chica adrenalina, para mi terminar significa que todo vuelve a empezar. Dichoso círculo vicioso el que me persigue, y que pena que este formado por mis propias reglas; cuando, donde y como yo quiera. 
Cuanto orgullo y cuanto me distingue, que pena que por ello pierda mucho más de lo que podría haber ganado. Pero ahora estas aquí, a 50 kilómetros de mi casa, sólo por mi, y pena ninguna, y perder menos. Ya ha sonado mi móvil 25 veces en un día y medio que llevas aquí, con tu nombre en minúsculas, para que de esa forma seas más insignificante. Ahora sólo te quedan cinco días, pero tú mismo me lo dices, mi puto orgullo me puede, y si te cojo la llamada se suprime orgullo, y que pena que sólo quede puta.

viernes, 2 de septiembre de 2011

++++

No siempre que te digan "ven" es porque quieren que vallas, pero cuando te regalan un billete de avión para ir a París, es un "ven, quiero verte y quédate conmigo". Qué especial puede sonar para la gente que te regalen un billete de avión, un trozo de papel, que incluso me da grima cuando lo rozo con las uñas. Pero qué difícil es explicar a esa persona que aun me queda mucha vida por vivir, que mañana quizás me pase el día en casa durmiendo, o que salga de fiesta y me de un coma etílico y me de un trompazo con los tacones, o que quizás me apetece quedar con cualquier persona, sentarme en el suelo y que se termine mi paquete de cigarros poco a poco mientras observo las diferentes figuras que hace el humo que sale de mi boca. 
Qué extrañas decisiones puedo llegar a tomar a veces, y qué alegría me da cuando las tomo como si fuesen golosinas, esta me gusta, esta no. Qué loca está y que típico, dirán ellas, qué estúpida e idiota, pensarán ellos.

jueves, 7 de julio de 2011

Tengo bastante claro que en lo que me queda de vida voy a viajar mucho, mucho y muy lejos. Todo tendrá su momento, el día que me falten ilusiones, ese día decidiré que tengo que ir a Finlandia, sólo para que en llegar allí me las devuelva todas. El día que haya cumplido todos mis sueños, me faltará tiempo para buscar un bonito hotel en cualquier rincón de Grecia. El día que pueda convencer a mis amigas, estaré de cabeza en Ámsterdam. Después de todo esto, volveré a Londres, no sé porque pero algo me llevará a querer ver lo mismo que vi el año pasado. Cuando necesite sorprenderme, tengo claro que no encontraré mejor lugar que China. Puede que el día que tenga mucho dinero y no tenga a nadie, cogeré cualquier vuelo hacia Nueva York, que más me da si es Nueva York, Boston, Los Ángeles, Las Vegas o San Francisco, no lo tendré que consultar con nadie. El día que sólo quiera un revolcón sólo tendré que llamarte, pero prefiero irme a Italia, así de paso parecerá que se interesa por mi.  Y el día que eche de menos todo lo que he tenido, pues ese día marcare “0033...” avisando de que en tres horas saldrá mi avión, y que en dos más estaré aterrizando en el aeropuerto de París, ya estarás allí para recogerme.

lunes, 20 de junio de 2011

360

No sé qué esperaba. Sé de sobra que había un cartel con luces de neón que decía claramente: "Auro, hay 54790182946490 caminos, puedes coger cualquiera, menos este". Pero decidí ese. ¿Qué si me gustan los retos? Este no es ese caso, es demasiado simple, bueno simple si nos engañamos. Ya había pasado antes por aquel camino, por el tuyo, y casi ni salgo de el. Pero una vez más, pienso que esta vez podría ir por la izquierda, y a lo mejor, así salía mejor, simple. 
No sé qué esperaba, ni que espero, bueno, aparte de que aparezcas de golpe y me digas "¿te apetece salir esta noche?" pero nada que tú no dejes de pensar. Es raro. Tú eres raro. Yo soy rara. 
No sé qué esperabaNi qué es lo que espero. Ni qué esperaré. Venga, aparece. Dime que me quieres y vete. O quédate dos minutos, tres. Pero, aparece de nuevo y quédate un ratito, antes de que sea hora de irme.

miércoles, 15 de junio de 2011

exceso de suposiciones

Supongo que ya está, que hasta aquí llega, hasta aquí llega lo nunca existente. Se han terminado las suposiciones absurdas, yo no soy así, me daba la sensación de convertirme en alguien que no soy, yo nunca me había pasado días enteros haciendo mis propias suposiciones para lograr comprender a nadie. Digo las cosas, como las pienso, y normalmente me paso de la ralla, porque primero hablo, luego pienso, primero pregunto y luego contesto, aunque no preguntes, si no respondo reviento.
Creo que no, no aguanto este ritmo, no aguanto tu ritmo. Vuelvo a suponer: supongo que esto es lo que querías conseguir, que fueses mi dolor de cabeza, que no logre suponer nada. 
Te indigna que no sea yo quien grite, pero por lo menos he sido menos cobarde que tú. Ahora, te regalo parte de mi orgullo, ya que aprecias tanto el tuyo, todo para ti, porque yo me doy totalmente por vencida.

lunes, 13 de junio de 2011

Para darte tanto igual como se supone que te da todo, bien que has sacado tus propias teorías, no te digo que no sean ciertas, pero ya ves, has invertido tiempo en mi. Tan valientes y fuertes que somos todos y luego tenemos miedo de decir cosas en voz alta.
A pesar de todo, admiro la manera en la que te dan igual las cosas.

domingo, 12 de junio de 2011

 Todos necesitamos una meta inalcanzable, pues debido a lo inalcanzable somos lo que somos y seguramente algunos no cambiarían nada. Dejemos de falsificar el dibujo del corazón y pasemos a dibujarlo tal como es, y no como dos lágrimas al revés. Cambiemos el rumbo y dejemos de caminar hacia alguien que no nos merece y que nunca nos corresponderá, a pesar de que cueste. Descubramos nuestra ''parte 2'', sí sí, esa que juega con la ley de la gravedad y volar significa reír hasta llorar.

sábado, 11 de junio de 2011

-¿Te has enfadado? 
 

- No, si yo soy de plástico, no tengo sentimientos ni cosas raras de esas.
-Que alivio, porque yo tampoco.

viernes, 10 de junio de 2011

sin precedentes


 No te miento cuando te digo que aun sigo temblando cuando estoy  hablando de la última vez que me hiciste crecer esa fuerte raíz agarrada siempre y     fuertemente a tu jardín. No estás aquí cuando hablo de tí, con mi cama, mi techo  y mis ganas de dormir. Y ahora que vuelves para volver a marcharte, y a reengancharme

jueves, 9 de junio de 2011

Hay que ser valientes para muchas cosas, debes ser valiente para contestar en situaciones duras, debes ser valiente para situarte frente a cien personas y decir lo que piensas, debes ser valiente para decirle a tu mejor amiga las cosas claras, aunque duelan, debes ser valiente a la hora de asimilar errores, debes ser valiente para pedir perdón, pero también para ser sincera. 
Podría decir que soy valiente, o lo intento, podrías ser un poco más valiente y venir a por mí. 

domingo, 5 de junio de 2011

Ambiciones

El ser humano es ambicioso en avaricia, piensa que todo aquello que quiere debe ser suyo. Considero que soy ambiciosa o que debemos tener ambiciones, soy la primera que le dice a todo el mundo que hay que luchar por lo que uno quiere, pero soy la última que lo hace. Soy impaciente, quizás por eso no me siento a esperar, la vida es más breve de lo que me gustaría que fuese, intento las cosas, sólo una vez, si no funciona es porque alguien dijo que no iba a funcionar, pero empiezo a correr, el tiempo perdido siempre se puede recuperar

lunes, 16 de mayo de 2011

Me encantan los momentos felices, los saludo con la mano mientras pasan de largo.



lunes, 2 de mayo de 2011

Me gustaría negarlo, pero no lo niego, me gusta, eso creo, aunque por creer puedo creer infinidad de cosas. Podría quejarme, pero es demasiado esfuerzo, no lucho por nada, ni si quiera por lo que más quiero, así que no tengo motivos para esforzarme ahora. Considero que si pusiese más de mi parte, bueno, rectifico, si pusiese algo de mi parte, tendría todo aquello que me gustaría tener, pero seamos realistas, siempre tengo lo que me apetece y cuando no lo tengo digo que no me hace falta.

sábado, 30 de abril de 2011

Si sabes cómo vivir, puedes vivirlo todo.

sábado, 2 de abril de 2011

un día más

Lo que haga mañana depende de lo que decida hacer hoy, hoy me he levantado temprano, por tanto mañana me puedo permitir no levantarme. Son elecciones estúpidas las que hacemos en nuestro día a día, pero son las que llevan a la conclusiones más grandes que podamos imaginar. 
Ayer me dijeron que tenía que elegir mi futuro, con un simple papel donde tenia que marcar con una "x" cuatro casillas, tuve que marcar todo lo que no me gusta hacer, sólo porque no me daban a elegir otras cosas. Ya no estoy tan al frente de mi vida como creía.

sábado, 19 de marzo de 2011

No hay prisas, sólo sonrisas de complicidad para romper el pacto.