lunes, 20 de junio de 2011

360

No sé qué esperaba. Sé de sobra que había un cartel con luces de neón que decía claramente: "Auro, hay 54790182946490 caminos, puedes coger cualquiera, menos este". Pero decidí ese. ¿Qué si me gustan los retos? Este no es ese caso, es demasiado simple, bueno simple si nos engañamos. Ya había pasado antes por aquel camino, por el tuyo, y casi ni salgo de el. Pero una vez más, pienso que esta vez podría ir por la izquierda, y a lo mejor, así salía mejor, simple. 
No sé qué esperaba, ni que espero, bueno, aparte de que aparezcas de golpe y me digas "¿te apetece salir esta noche?" pero nada que tú no dejes de pensar. Es raro. Tú eres raro. Yo soy rara. 
No sé qué esperabaNi qué es lo que espero. Ni qué esperaré. Venga, aparece. Dime que me quieres y vete. O quédate dos minutos, tres. Pero, aparece de nuevo y quédate un ratito, antes de que sea hora de irme.