martes, 13 de septiembre de 2011

pena ninguna

Me da pena recordar poco, olvidar rápido y la indiferencia que se me ha otorgado, pero es que yo soy la chica adrenalina, para mi terminar significa que todo vuelve a empezar. Dichoso círculo vicioso el que me persigue, y que pena que este formado por mis propias reglas; cuando, donde y como yo quiera. 
Cuanto orgullo y cuanto me distingue, que pena que por ello pierda mucho más de lo que podría haber ganado. Pero ahora estas aquí, a 50 kilómetros de mi casa, sólo por mi, y pena ninguna, y perder menos. Ya ha sonado mi móvil 25 veces en un día y medio que llevas aquí, con tu nombre en minúsculas, para que de esa forma seas más insignificante. Ahora sólo te quedan cinco días, pero tú mismo me lo dices, mi puto orgullo me puede, y si te cojo la llamada se suprime orgullo, y que pena que sólo quede puta.